Desde Tenerife, Blog especializado en psicología infantil. Opiniones, investigaciones, curiosidades, consejos y todo lo relacionado con la psicología infantil.

martes

DEJEMOS EN PAZ A LOS ¿NIÑOS? III

Una vez más los informativos. Una vez más una apasionante noticia sobre las relaciones padresmadres-hijos. El caso es que al parecer tanto las farmacias, como las agencias de detectives están haciendo su particular agosto en plena crisis económica a base de la necesidad de control de algunos padres sobre sus churumbeles.
En las farmacias no se bastan para atender la demanda de analíticas para la detección de drogas. Que si esto para el cannabis, que si poniendo el sudor de su hijo aquí va Ud. a saber hasta si era de Blevit la papilla que se tomó cuando tenía ocho meses, que si este producto detecta todas las drogas consumidas, y hasta las que ha pensado consumir......
Y luego los detectives, que informan puntualmente a los padres de las actividades de sus hijos, es decir, con quien estuvo por la tarde, si fumó un porro o no, como se come los boquerones la novia de su hijo, etc....Me imagino que los detectives privados encantadísimos de tan sencillo y poco peligroso trabajo (donde quedan aquellos detectives del cine negro que trabajaban jugándose el pellejo...).
El caso es que las demandas de este tipo de “productos” las realizan los padres de niños de hasta !!!treinta años¡¡¡¡¡. Llegados a este punto casi me atraganto con los garbanzos. Miren Ustedes, si tenemos en cuenta que la pequeña de mis hijas tiene dos años, eso quiere decir que va a ser MI niña por lo menos veintiocho años mas. Es decir, casa, comida, dinero, y ¿control? veintiocho años mas.....
Lo siento, no soy tan buen padre, creo que cuando cumpla los diez o doce años, le implantaré un GPS bajo la piel, y le pondré una etiqueta que lo indique (algo así como los letreros de alarmas y video vigilancia para las empresas) para que el resto de los padres vean que la tengo bajo control y que sé en cada momento lo que hace y con quien está. Con esto me habré ahorrado el detective. En cuanto al consumo de drogas, simplemente adaptaré una cánula por la que tenga que soplar, a la apertura de la puerta, con lo cual me ahorro la farmacia.
Que ingenuo. Yo mientras tanto, tratando de hacer lo posible para que cada cosa que hagan y cada decisión que tomen les afecte a ellos, y a mi lo menos posible (salvo en los aspectos, que como persona implicadísima a nivel emocional, lo que hacen mis hijos y como se sienten desde luego me afecta) . Tratar de educar en la responsabilidad se ha convertido en una irresponsabilidad, hoy día lo importante es que todos tengan claro lo buen padre o madre que eres y lo bien controlado que tienes a tu hijo/a. Con lo cual, claro, los niños se dan cuenta, y al final del día actúan como realmente han sido educados, cada cual en su rol, lo importante es que al final papá y mamá hagan su papel de buenos padres, para lo que es imprescindible que yo actúe como un irresponsable.
¿Como se genera un adulto responsable?. Pues precisamente dejandole a solas con sus decisiones, desde que es capaz de tomarlas. La maduración, el crecimiento, consiste en que cada día la importancia de las decisiones que se toman es mayor, y en que las consecuencias de esas decisiones las sufre o las disfruta, esencialmente el mismo individuo que las toma. Y esto se aprende con la experiencia.
¿Que experiencia sobre la responsabilidad puede tener un niño que siempre ha visto que sus padres sufren mas que el mismo por sus decisiones? ¿y si además sus padres siempre han afrontado las consecuencias?. Un magnífico ejemplo son las "tragédias" familiares generadas por los suspensos del niño/a de nueve años. En estos casos la impresión es de que los padres se sienten suspendidos como padres, y hacen todo lo posible para aprobar. Y mientras tanto el niño preocupado, no por sus estudios, que de eso se encargan sus papás, sino de como tiene que hacer para "escaquearse". Todo esto luego se tiñe de problemas de atención, de falta de concentración, y otras estupideces semejantes, que se aplican a un niño/a que no tienen ningún problema en estar horas concentrado en conseguir pasar la fase en el juego de turno, o que capta al vuelo las conversaciones entre sus padres cuanto "pone las antenas" porque le interesa el tema de conversación. Olvidamos a veces unas importantes variables moduladoras del rendimiento escolar: el interés y la necesidad.

No hay comentarios: