Desde Tenerife, Blog especializado en psicología infantil. Opiniones, investigaciones, curiosidades, consejos y todo lo relacionado con la psicología infantil.

miércoles

COMO SUPERAR LA ANGUSTIA O EL MIEDO A SEPARARSE DE LOS PADRES




Se que puede resultar pesado y reiterativo, pero algo fundamental, como siempre les digo, es mantener la calma. Para ello, es importante que ustedes sepan que la angustia de separación, es decir, la reacción de miedo de los niños cuando se separan de sus cuidadores (madre o padre), de sus vínculos de apego, es una reacción NORMAL, en todos los niños de todas las culturas del mundo. Sabemos que la edad media en la que es mas frecuente es sobre los dos años, y se expresa con el típico aferramiento a estas figuras de apego cuando el niño entiende que van a tomar distancia. Algunas investigaciones sugieren que podría ser positivo ir adaptando al niño poco a poco a una situación donde vaya a ser privado de estos vínculos de apego, para que pueda ir acostumbrándose y por tanto, pueda ir conociendo a sus cuidadores y a la nueva situación relacional.
Tengamos en cuenta que el niño explora el mundo tomando como base segura a sus vínculos de apego, y que por ejemplo, los niños que se exponen a situaciones o personas desconocidas manifiestan menos reacciones de miedo cuando se encuentran cerca de sus figuras de apego.
Es importante por tanto, ser conscientes de que fundamentalmente se trata de una reacción de temor normal y que lo que se haga tiene que ser guiado por esta idea. Hay que ser firmes en la toma de decisiones, sin dramatismos, y mucho menos hacia o que pueda ver el niño. En todo momento tiene que adoptarse una postura de seguridad y firmeza que denote claramente que nuestro hijo/a queda en buenas manos y en un ambiente seguro. Tenga en cuenta que los niños a estas edades son capaces de captar perfectamente sutiles cambios emocionales en sus figuras de apego, por lo que aunque trasmitamos mensajes de tranquilidad a nivel verbal, si no lo apoyamos con una expresión emocional coherente, la situación empeorará. Un ejemplo perfecto de lo que NO debe hacerse para empeorar las cosas, es la situación típica del padre o madre que ante la reacción de su hijo/a en el momento de dejarlo en el colegio por primera vez, se quedan para asegurarse de que a su retoño no le pasa nada. Si el niño ve esta actitud de sus padres, tenemos asegurada una complicada entrada diaria al colegio por unos meses.
Por tanto, si se adoptan las recomendaciones mínimas que mencioné antes, en siguientes ocasiones las separaciones no supondrán ningún problema para ninguna de las partes.

1 comentario:

un psicologo infantil dijo...

Excelente artículo y excelentes recomendaciones. Gracias y saludos!
Viviana