Desde Tenerife, Blog especializado en psicología infantil. Opiniones, investigaciones, curiosidades, consejos y todo lo relacionado con la psicología infantil.

domingo

TDAH. EL VALOR DE UNA DECONSTRUCCIÓN DIAGNÓSTICA

Les dejo aquí el vídeo que al fin conseguí recuperar, de la charla que realicé en Lanzarote hace un par de años, en el seminario que se celebró sobre TDAH. Un saludo a los organizadores del evento: servicios sociales El Drago.




Unos días después de colgar este vídeo aquí decido escribir una serie de preguntas que me hago cuando reflexiono sobre este tema, o leo algún material sobre él:

1) ¿Sigue siendo cierto que no hay ningún marcador biológico, químico, físico, o de cualquier otra índole en el que apoyar la rotunda afirmación de que el TDAH es un trastorno neurobiológico?. Si la respuesta es que sigue siendo cierto ¿hay que creerlo como si fuera un dogma de fe?. Si la respuesta es que no es cierto, y se basa en investigaciones que afirman que tal o cual neurotransmisor es el responsable, o tal o cual técnica de neuroimagen detecta, o bla bla bla ¿entienden los que realizan estas afirmaciones la diferencia entre relaciones causa-efecto y CORRELATOS, y lo que implica esa diferencia?.

2) ¿Si no hay nada nuevo bajo el sol en cuanto a la genética y su relación con el TDAH, saben los que afirman que es un trastorno que se hereda genéticamente, la existencia de un área de conocimiento denominada EPIGENÉTICA?¿y aún desconociendo esto, como diferenciamos la cultura y la educación de lo meramente genético?¿por sesudos y rigurosísimos estudios de gemelos?.

3) Al afirmar tan rotundamente que es una cuestión neurobiológica, y teniendo en cuenta la inexistencia de ningún indicio con fundamento para realizar tal afirmación ¿no sería mas razonable aplicar el método científico con rigurosidad y descartar antes que sea el ambiente, la educación, la coca-cola, la cultura, el colegio, la familia o cualquier otro factor que se podría descartar fácilmente, antes de realizar tal diagnóstico y medicar al niño/a?.

4) Al afirmar tan rotundamente que es un problema neurobiológico, ¿no estamos haciendo que se dejen de intentar otras vías de comprensión y de solución del problema?. 

5) ¿Alguien conoce el motivo por el que tan frecuentemente se confunde culpa con responsabilidad?. ¿Si yo le digo a unos padres que seguramente son responsables de ciertos comportamientos de su hijo se entiende automáticamente que son culpables?. He de decir que si yo soy responsable de algo, estoy de suerte, puesto que ese algo está bajo mi control, y cambiando yo, puedo hacer que ese algo cambie. Culpa es cuando se hace algo mal para dañar con la intención de dañar.

6) Cuando se le dice a unos padres que el niño tiene un trastorno neurobiológico, no es tramposo y perverso solicitarles que se conviertan en coterapeutas y que trabajen con el niño para hacer que mejore?¿alguien me puede explicar el mecanismo por el que se mejora haciendo esto?¿alguna técnica de la que detecta la neuroimagen o el neurotransmisor, dará cuenta de la mejoría?

Mi impresión, es que este asunto del TDAH suscita el mismo tipo de reacción que otros temas cargados de verdades interesadas. Reacciones exaltadas que en algunos casos cargan de forma brutal contra todo aquel que ponga en cuestión el dogma.

Realmente es posible que en el futuro, como siempre he oído afirmar desde que me dedico a esta profesión, se descubran pruebas objetivas que expliquen este y otros trastornos. Entonces pasarán dos cosas: reconoceré mi error, me tragaré mis palabras, y me alegraré porque por fin podré seguir un protocolo de actuación sin dudas, y sin cuestionamientos. Podré decirle a un padre o a una madre que esto es LA VERDAD, y que no hay otro camino.

Mientras tanto seguiré aplicando el método cientifico, descartando variables, poniendo a prueba hipótesis, hasta que no quede sino la MAS COMPLEJA: "su hijo tiene un trastorno neurobiológico que provoca que se comporte así".

Palabra de psicólogo.


No hay comentarios: